Vínculos de Interés

procedimientos >
Vitrectomía para la Retinopatía Diabética
 

En la retinopatía diabética proliferativa se desarrollan vasos sanguíneos anormales (neovascularización) y tejido de cicatrización en la superficie de la retina, los que se adhieren firmemente a la superficie posterior del vítreo.

El vítreo ejerce tracción sobre la cicatriz causando un sangrado en la cavidad interna del ojo. Esta hemorragia, con el tiempo, suele aclararse espontáneamente en la mayoría de los casos. Sin embargo, si esto no ocurre se aconsejará una vitrectomía para remover la gelatina vítrea llena de sangre y así mejorar la función visual. La tracción también puede provocar un desprendimiento de retina, que cuando envuelve a la mácula, limita severamente la visión de lectura. Por otra parte el tejido de cicatrización puede arrugar o hacer pliegues en la retina lo que causa distorsión de las imágenes.

1

El paciente recobrará parcialmente la visión, solamente si el tejido de cicatrización es removido de la superficie de la retina y la misma se reaplica.

2

Durante la vitrectomía el cirujano puede utilizar el rayo láser dentro del ojo (endofotocoagulación) para prevenir el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos en la retina o en la superficie del iris (rubeosis) que pueden causar un nuevo sangrado o glaucoma hemorrágico. El láser también puede ser utilizado para sellar cualquier desgarro o desprendimiento retiniano. Si existieran desgarros se inyectará una burbuja de gas para empujar la retina contra la pared posterior del globo ocular, mientras que se forma una cicatriz permanente que la hará permanecer en su lugar. La burbuja de gas irá desapareciendo poco a poco y será reemplazada por los líquidos internos del ojo. Ocasionalmente se puede producir una hemorragia post-quirúrgica y en muchos casos la sangre puede ser removida en la clínica sin necesidad de cirugía adicional. En este procedimiento llamado intercambio líquido/gas, se inyecta aire dentro de la cavidad vítrea con una fina aguja mientras, simultáneamente, el líquido serosaguinolento se evacúa con otra aguja.

La visión resultante después de esta compleja cirugía depende, en gran parte, del daño que ha sufrido la retina como consecuencia de la diabetes. La visión final puede ser pobre o limitada a pesar de que la retina permanezca aplicada.

Retina en Mexico © 2019
Todos los derechos Reservados
Sitio desarrollado por EnterateNorte.org